banner01

banner02

banner03

Cultivos transgénicos en Venezuela: No se dejan producir pero sí consumir

La agricultura de los nuevos tiempos apunta a la incorporación de la tecnología y prácticas innovadoras como la nivelación láser de suelos, el sistema de siembra con espaciamiento reducido entre hileras y la biotecnología moderna que no es más que los cultivos genéticamente modificados o, en otras palabras, transgénicos, con los cuales producen alimentos alrededor de 28 países del mundo, entre ellos algunos líderes en el campo como Estados Unidos, Brasil y Argentina.

La página web especializada “Conocer la agricultura” publicó recientemente que la superficie cultivada con materiales transgénicos supera los 181 millones de hectáreas y, aunque Estados Unidos sigue siendo líder en el campo, hoy en día se siembran algo más en países en desarrollo que en los ya desarrollados.

Actualmente, según refiere la página europea en  su artículo sobre el tema (http://www.conocerlaagricultura.com/2015/04/cuales-son-los-principales-cultivos.html), se cultivan comercialmente 27 rubros transgénicos alimenticios (maíz, soya, trigo, papa, tomate, remolacha, vainitas, berenjena, calabaza, lechosa, melón, ciruelo y caña de azúcar), forrajeros (alfalfa), textiles (algodón y lino), oleaginosos (variedades de colza), flores (clavel, petunia y rosa) y otros como la pimienta dulce, el chopo o el tabaco.

En Venezuela, el Gobierno prohibió a los agricultores cultivar estos materiales modificados con ingeniería genética argumentando fundamentalmente los presuntos perjuicios a la salud y el ambiente, pero contradictoriamente permite que la población los consuma en los alimentos que importan de países que producen con esta esta tecnología.

Dirigentes agrícolas se han pronunciado al respecto, como se extrae de otra página web, www.InnovaVen.org, en la cual se publica una presentación de Ramón Elías Bolotín, directivo de la Confederación Nacional de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), donde se explica que biotecnología moderna no es más que el uso de seres vivos para obtener productos útiles para la humanidad.

“Es la utilización de la ingeniería genética para modificar y transferir genes de un organismo a otro: básicamente es la creación de los organismos vivos modificados (OVM) u organismos modificados genétcamente (OMG) o, simplemente, transgénicos”, se especifica en la presentación que se puede conseguir en: http://www.innovaven.org/quepasa/agrotec5.pdf.

Según Bolotín, los beneficios de los transgénicos varían desde cultivos resistentes a plagas y enfermedades, hasta su tolerancia a condiciones extremas como las sequías, el mejoramiento de la calidad nutricional de las cosechas y la producción masiva de fármacos.

En contra, algunos especialistas alegan la posible generación de “supermalezas” y “superplagas”, tecnología “Terminator”, amenazas a la biodversidad, toxicidad en humanos y dependencia tecnológica.

Sin embargo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), “hasta ahora, en los países donde se han producido cultivos transgénicos no ha habido ningún informe verificable de que causen algún daño importante a la salud o el medio ambiente”.

Entre los países que cultivan transgénicos se encuentran también Colombia, Uruguay, Paraguay, México, España, Portugual, Francia, China, Canadá, Eslovaquia, India, China, Filipinas y Australia, a diferencia de Venezuela, donde no se permite la experimentación, manipulación, ni liberación de ningún OMG hasta tanto se cuenta con una legislación que lo regule”.

Gremios agrícolas como Asoportuguesa son dados a que este tema se discuta con especialistas, investigadores, catedráticos y productores agrícolas, con base a argumentos reales alejados de ideologías que rechazan este avance de la ciencia, así como evaluaciones y estudios, para determinar si efectivamente son dañinos o no.

“Una sociedad bien informada sobre biotecnología y bioseguridad, es un requisito indispensable para garantizar un desarrollo sustentable”, afirma Bolotín.

 

Fuente: Presa Asoportuguesa